Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

Tramos finales del juicio

El primer juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en el marco de la última dictadura en Rosario se acerca a su final. En la audiencia de este martes concluyó la etapa de las réplicas y dúplicas entre abogados defensores y querellantes. Al cierre de la jornada el Tribunal Oral Federal N°1 anunció que el próximo miércoles será la hora de “las palabras finales de los acusados”. “Luego de esas palabras finales de los represores sólo resta que el TOF1 comunique el día de la sentencia, que suponemos será a medidos de abril”, indicó Lucas Ciarniello, abogado de varias de las víctimas e integrante de la agrupación H.I.J.O.S. En la audiencia del juicio contra los represores de la dictadura de Rosario de este martes, donde son juzgados los cinco integrantes del Batallón 121 del ejército, Pascual Guerrieri, Jorge Fariña, Juan Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo, no se soslayó la terrible noticia conocida el día anterior, cuando se difundió el asesinato de Silvia Suppo, la sobrevi

Las respuestas a las nulidades

Este viernes el juicio Guerreiri-Amelong, en el que se ventilan los crímenes de lesa humanidad cometidos por cinco represores del Batallón 121 del ejército durante la dictadura, continuó con las respuestas a los planteos de nulidad realizados por los defensores de los imputados. A lo largo de la jornada se conoció el dato de que el represor Gustavo Bueno, que había declarado desde Brasil donde estaba detenido, fue dejado en libertad. La noticia destacada de la última jornada del primer juicio contra represores de la dictadura en Rosario, fue la información de que Gustavo Bueno, sobre quien pesaba un pedido de extradición por parte del Juzgado Federal N°4 de Rosario, fue liberado luego de que Brasil negara la solicitud de la justicia argentina. El represor Gustavo Francisco Bueno había sido atrapado en agosto del año pasado por Interpol en Brasil. Hasta allá se dirigió el tribunal para incorporar su testimonio en el juicio, ya que Bueno (alias Germán Benegas) había brindado en 1986 a

El alegato de la defensa de Fariña y Amelong

Este jueves el juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos en los centros clandestinos de detención La Calamita, Quinta de Funes, Escuela Magnasco, La Intermedia y Fábrica Militar -que se lleva adelante en el Tribunal Oral Federal N°1 de Rosario-, continuó con el alegato del abogado de oficio Héctor Galarza Azzoni, representante legal de Walter Pagano, Jorge Fariña y Juan Amelong. Galarza, que el miércoles había concluido con el alegato por Walter Pagano -pidió la absolución del represor-, se dedicó a la defensa de sus otros dos defendidos. El abogado realizó una defensa que puso más énfasis en tratar de desacreditar los procedimientos de cómo fueron producidas las pruebas durante el juicio, que en refutar las pruebas en sí mismas. Su exposición fue una larga cadena de pedidos de nulidades. Con relación al coronel Fariña, Galarza pidió la “nulidad de su detención y los actos que se sucedieron en consecuencia y la absolución del mismo”. Al igual que lo hicieron sus colegas de

La defensa de Pagano

La audiencia de este miércoles comenzó con el último tramo de la defensa del represor Eduardo Tucu Costanzo, a cargo del abogado oficial Germán Artola. "Los testimonios y aportes realizados por mi defendido fueron indispensables para el avance de las investigaciones y el descubrimiento de la verdad", expresó Artola al cierre de su exposición. La joranda anterior, ya había solicitado la absolución de Costanzo. Luego del receso del mediodía, a la tarde arrancó la defensa de Jorge Fariña, Juan Amelong y Walter Pagano, en manos de los abogados -también de oficio- Héctor Galarza Azzoni y Juan Fopiani. "El tribunal se encuentra ante una oportunidad histórica, ya que este es sin dudas el juicio más importante desde la creación de la Justicia Federal de Rosario, el juicio más importante por la gravedad de los hechos investigados, en cuanto al marco histórico en el cual se insertan, y también en cuanto a la sanción solicitada por las querellas y la Fiscalía", disparó Gala

La defensa de Costanzo

Este martes el juicio contra los cinco represores de los centros clandestinos de detención de la dictadura, Quinta de Funes y Fábrica Militar -imputados por secuestro y torturas de un treintena de militantes políticos y 17 homicidios, con la posterior desaparición física-, continuó con el alegato del abogado defensore de Eduardo Costanzo. “Esta defensa no niega la existencia del plan sistemático”, reconoció el abogado de Costanzo, Germán Artola, del mismo modo que ya lo había hecho la semana pasada la representante legal de teniente coronel Pasual Guerrieri. “No hay duda que las personas desaparecidas han sido víctimas de homicidio. No hay duda que los testigos han sido veraces, pero sólo el paso del tiempo ha modificado sus versiones”, dijo Artola ante los jueces del Tribunal Oral Federal N° 1 de Rosario. El defensor oficial admitió también la "existencia del Plan Condor". Artola hizo un alegato cargado de citas a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y La Corte Inte

El alegato de la defensa de Guerrieri

Comenzaron este martes los alegatos de los abogados defensores de los cinco imputados del primer juicio a represores de la dictadura en Rosario. “Esta defensa no va a negar la existencia de plan sistemático durante la dictadura militar, que está probado en la causa 13”, reconoció en una parte de su exposición Mariana Grasso, la representante legal del teniente coronel Pascual Guerrieri. Apenas comenzó la audiencia, testigos, querellantes, organismos de derechos humanos y gente del público, desplegaron las fotos de los desaparecidos y la jueza Beatriz Caballero ordenó desalojar la sala. Ya desde la tarde anterior los organismos de derechos humanos y grupos que integran el espacio Juicio y Castigo habían anunciado que “harían presente, en el juicio, a los desaparecidos”. La mañana de este martes, cuando comenzó la audiencia, desde el público – y en medio de cantos y gritos de justicia-, desplegaron las fotos de los desaparecidos de la causa y las pegaron sobre las paredes y el blindex

La fiscalía también pidió prisón perpetua

Con varias demoras y suspensiones en el medio, que estiraron aún más el dilatado juicio que lleva el nombre de dos de los imputados, Guerrieri-Amelong -por ser la carátula de dos causas respectivas que fueron acumuladas-, este lunes finalmente la Fiscal Mabel Colalongo logró concluir su acusación contra los cinco represores del Destacamento 121 de Inteligencia Militar de Rosario. Pascual Guerrieri, Jorge Fariña, Juan Amelong, Walter Pagano y Eduardo Costanzo tuvieron que escuchar durante unas tres horas y media el tramo final del alegato de la representante del Ministerio Público. “No existió orden de detención de autoridad competente, ni escrita, ni causa legítima alguna, en todos los casos la detención se produjo de modo violento, los autores vestían de civil aunque pertenecían a una fuerza del estado. Autos sin identificación”, señaló Colalongo para argumentar el carácter ilegal de las detenciones cometidas por los represores. Las órdenes que recibían los imputados también eran

Continuó el alegato de la fiscalía

El primer juicio contra los represores de la dictadura en Rosario continuó este miércoles con la acusación de la representante el Ministerio Público, Mabel Colalongo, quien luego de la postergación de la audiencia del martes -debido a que uno de los jueces, Omar Paulucci, no se encontraba en la ciudad de Rosario-, argumentó sobre la “coautoría” y responsabilidad de los imputados en los delitos “de lesa humanidad cometidos dentro de un plan sistemático”. A las 12.30 el tribunal interrumpió la exposición de Colalongo, para comunicar que deberá continuar el próximo lunes. “Lo que hicieron, lo hicieron convencidos”, expresó la fiscla Colalongo y agregó en ese sentido que los que se juzgan en este proceso “no son crímenes de guerra ni excesos, son delitos de lesa humanidad dentro de un plan sistemático". La Fiscal prosiguió así con su alegato, que comenzó la mañana del miércoles 24 de febrero -en esa oportunidad duró hasta las 21-, que luego de varias suspensiones había retomado re